21.1.10

Prevención

En estos últimos días he leído varias noticias que hablan de muerte por electricidad.
Estos hechos se producen generalmente en verano.
Cortadoras de césped conectadas a una línea con enchufe de tres patas pero sin la debida conexión a tierra de su pata central, sin protector diferencial, pies cubiertos por una zapatilla húmeda, ojota o sandalia.
En resumen: todas las condiciones dadas para establecer un buen contacto entre la línea y la tierra a través del cuerpo.
Es importante conocer algún truco que me enseñaron en la vieja y querida Escuela del Trabajo en Villa María aquellos magníficos profesores de entonces.
La electricidad produce en nuestro cuerpo una contracción muscular principalmente y cualquier persona con un corazón medianamente sano puede salvarse de electrocución por tensiones inferiores a 250 V de corriente alterna.
Para zafar de un golpe eléctrico mortal hay un método simple: saltar para interrumpir el contacto y gritar la letra "a" para evitar tragarse la lengua.
Mientras se salta puede ocurrir que soltemos el aparato defectuoso con violencia, esto es debido a que los músculos contraídos de liberan rápidamente.
Si no es así nos permite desplazarnos para desconectar el cable.
Es importante recordar que debemos SALTAR Y GRITAR.

1 Comments:

At 8:46 a.m., Blogger José Zanni said...

Está bueno el consejo, aunque me surje una duda: ¿no se supone que cuando uno recibe una descarga eléctrica los músculos se contraen y que no podemos controlarlos?

Digo esto, porque si realmente es así (que no lo sé) no podríamos ni gritar ni saltar.

Igual, si me acuerdo un día de estos investigo un poco más del tema.

¡¡¡¡Saludos!!!!!

 

Publicar un comentario

<< Inicio